¿Dónde reciclo?

www.ecologia.com.ar ©

 

Lluvia ácida

www.ecologia.com.ar ©

Jane Goodall y Roger Payne juntos en Argentina para filmar un documental sobre medioambiente

Jane Goodall es una inglesa de 79 años que pasó décadas en Tanzania, Africa, conviviendo con chimpancés y Roger Payne es un estadounidense de 78 años que también pasó décadas pero estudiando las ballenas. Ambos pasaron de ser científicos para convertirse en activistas ambientalistas y en la actualidad se encuentran en Argentina en la filmación de un documental de concientización dirigido por Boy Olmi.

“Hacemos este documental para intercambiar nuestros conocimientos sobre muchos años de investigación en chimpancés y ballenas, y vamos a advertir sobre los principales problemas que nos preocupan. La sobrepesca y la contaminación de los mares y la deforestación de los bosques del mundo que está relacionada con el cambio climático son verdaderos problemas que debemos afrontar”, contó  Goodall. Payne agrega: “Los niveles de contaminación de las aguas, con plomo, mercurio y cromo, son alarmantes”.

Según Payne los problemas más importantes son “El primero es el aumento excesivo de la población humana y la escasez de recursos para alimentar a tantas personas. El segundo es el consumismo, comprar cosas sin parar con la falsa idea de que eso da felicidad. Y el tercero es la contaminación, que está contribuyendo al cambio climático. Todo compromete el futuro”.

Goodall y Payne comparten varias ideas. A pesar de que denuncian los problemas ambientales, ambos están convencidos de que la educación es uno de los factores que permitirán empezar a resolver esos problemas y convencidos de ello manifiestan: “Para el exceso de población, habría que promover más la educación sexual, para que cada persona acceda al derecho de planificar una familia. Para evitar el consumismo, hay empezar a comprar sólo lo necesario y a productores locales. Los megasupermercados destruyen empleos y hasta ciudades enteras al instalarse. Para frenar la contaminación, hay que controlar más a los emisores de sustancias que contaminan y alentar el desarrollo de la química verde, que se ocupa del diseño de productos que reducen las sustancias peligrosas”.
Los dos ambientalistas conocen la trayectoria del otro. Payne confesó que salió de su laboratorio para estudiar a las ballenas porque Goodall lo inspiró. “Ella ya estaba en la selva de Africa en los 60, y yo estaba en un laboratorio estudiando las lechuzas. Un día, escuché sobre su trabajo y me decidí hacer investigación de campo en los mares. A partir de ahí, mi vida fue mucho más atractiva”.

Payne pasó muchos años investigando a las ballenas francas australes en Península de Valdés y trabaja en colaboración con el Instituto de Conservación de Ballenas de Argentina. Descubrió que cada ballena franca tiene un único patrón de callosidades, que permite individualizarlas. Son el equivalente a las huellas dactilares humanas. También pudo identificar los cantos de las ballenas en los años 60 y desde 1977 esos cantos viajan en la cápsula Voyager a través del Universo.
Ambos tienen otras coincidencias: sostienen que las ballenas y los chimpancés también tienen “cultura”, un concepto que muchos investigadores critican. “Considero que también las ballenas tienen cultura, en el sentido de que implica la transmisión de habilidades a la próxima generación”, explicó Goodall. En tanto, Payne resaltó: “Muchos critican este concepto amplio de cultura, pero creo que están defendiendo el lugar de predominio de los seres humanos sobre el planeta. Los humanos sólo somos una especie más. Si no nos considerásemos superiores, difícilmente quisiéramos controlar y destruir el planeta como lo hemos estado haciendo durante los últimos 150 años”.

Parte del documental se filmará en el refugio que Payne tenía en la Península de Valdés, hoy un área protegida. “Estoy muy excitada por la grabación de este documental junto con Roger. Aprenderé mucho de las ballenas”, dijo Goodall.

Fuente: Clarín

www.ecologia.com.ar ©

 

Informe “Planeta Vivo” de la WWF

Según un informe pasado de la WWF (en español Fondo Mundial para la Naturaleza), que registra los cambios en la diversidad biológica, los ecosistemas y el consumo de los recursos naturales, se diagnosticó que, a nivel global, la Argentina figura entre los países con mayor diversidad de recursos naturales.

El documento, conocido como Planeta Vivo, situó en 2010 a nuestro país entre las 10 naciones que totalizan más del 60% de la capacidad de la Tierra para proveer servicios ambientales de importancia global, como la producción de alimentos y la captación de dióxido de carbono (CO2). Entre los valores locales, se pueden mencionar a la región boscosa chaqueña, como la zona de El Impenetrable, que concentra buena parte de los bosques y el carbono.

La región de Formosa, Chaco y Corrientes se destaca por un rico sector de esteros, lagunas y bañados, como los Esteros del Iberá, que son una importante reserva de agua a nivel planetario. En áreas marinas , el golfo de San Jorge, en la región patagónica, que es una región donde se crían especies comerciales con una mayor responsabilidad de pesca.

El rol de la Argentina es aún más relevante si se considera que la población mundial utilizó en 2007 recursos que el planeta alcanzaría a reponer sólo en 1,5 año. De continuar a este ritmo y considerando el incremento de la población mundial, se calcula que la humanidad necesitaría del equivalente a 2 planetas para 2030.

En este contexto, la Argentina cumple un rol primordial. El Informe Planeta Vivo de WWF se basa en el análisis de tendencias de aproximadamente 8.000 poblaciones de más de 2.500 especies.

www.ecologia.com.ar ©

Jardines verticales

http://youtu.be/DbwZLfF16ns

www.ecologia.com.ar ©

 

Desarrollo sustentable

www.ecologia.com.ar ©

Contaminantes antropogénicos

www.ecologia.com.ar ©

Huertos urbanos

www.ecologia.com.ar ©

La casa sustentable

Verde e inteligente. Cuidando al planeta. Mirando hacia el cielo. Diseño Bioclimático. Orientación y desarrollo de ambientes incorporando conceptos de sustentabilidad. Aislaciones térmicas eficientes. Uso de energías limpias y renovables. Aerotermia. Energía solar térmica y fotovoltaica. Bomba de calor con tecnología inverter. Suelo radiante sectorizado. Uso racional del agua. Grifería de precisión provista de difusores y mecanismos para maximizar el ahorro del agua. Mochilas de inodoros con doble descarga. Recolección de agua de lluvia, reutilización de aguas grises y tratamiento de efluentes. Tecnología “smart metering” para medición de consumo eléctrico y del agua en tiempo real. Domótica y uso racional de la energía. Iluminación LED. Piscina con sistema de desborde finlandés, revestimiento oscuro para lograr climatización pasiva, sistema de filtrado inteligente e ionización del agua para evitar el uso de cloro. Huerta orgánica e invernadero. Riego por goteo. Separación y reciclado de residuos. Generadores de compost y lumbricompuesto. Observatorio astronómico.

El objetivo de La Casa G es fomentar el uso racional de los materiales, las buenas prácticas ambientales, el ahorro de energía y la promoción de la sustentabilidad, tanto a nivel público como privado. Queremos demostrar que actualmente, en Argentina, no sólo es posible sino que resulta conveniente construir utilizando técnicas y tecnologías sustentables. Para ello vamos a documentar y difundir los costos reales de este tipo de emprendimientos. Mediremos el consumo de energía y demás recursos en tiempo real, determinaremos el tiempo de recupero de la inversión en tecnologías verdes y el ahorro obtenido en el tiempo.

Para mayor información: http://www.lacasag.com/ http://www.facebook.com/lacasasustent…

www.ecologia.com.ar ©

Contaminación sonora

www.ecologia.com.ar ©